Blogia
sinescuela

... a la atención de Jaione Aguirre. Apoyo a la familia Branson - Sánchez y a su libertad de Educación

(Azucena Caballero, de la lista de correo, educacionlibre@yahoogroups.com)

Hola,

Escribo para pediros ayuda ante la situación de consternación que está viviendo una familia de Euskadi al encontrarse con que la fiscal del menor de Vitoria les insta a escolarizar presencialmente en septiembre a sus hijos o, de lo contrario, les pondrá una denuncia por desobediencia.

Para poneros en antecedentes os diré que conozco a la madre de esta familia personalmente, que me consta que es una persona muy responsable y concienzuda en cuanto al cuidado y educación de sus hijos, los cuales son trilingües (inglés, español, euskera), estudian francés y alemán, piano, trombón y solfeo, así como karate, todo esto, obviamente, además de estudiar las asignaturas convencionales adaptadas a su edad, como son matemáticas, historia, etc, etc. De hecho, estos niños están tan bien educados que la propia concejal de Bienestar Social del ayuntamiento de Irún apoyó a la familia ante el Inspector de Educación, acompañándoles a una entrevista el pasado mes de abril. El Inspector no duda de que los niños están muy bien, pero ante su desconocimiento sobre la escolarizació n en el hogar decidió lavarse las manos y pasarle el tema a la fiscal, la cual no ha querido leer la documentación preparada por la abogada de la familia, ni ha querido escucharles a ellos, ni iniciar investigación alguna, simplemente les ha amenazado por escrito con denunciarles si no hacen lo que ella manda, a pesar de que ella no es juez.

En fin, que ante este claro caso de abuso por parte de la fiscal desde ALE y otros colectivos afines al homeschooling nos estamos moviendo para intentar que el Defensor del Pueblo del País Vasco, con quien hay establecida una entrevista el próximo 3 de agosto a la que acudirán la familia y la presidenta de ALE, intervenga y evite que la familia tenga que pasar por un proceso judicial. Para ello estamos solicitando que todos aquellos que sientan afinidad con la libertad de educación que muchos reclamamos y con la situación concreta de esta familia nos ayuden de una forma muy sencilla.

Se trata de copiar y pegar el texto de la carta que os adjunto en un e-mail, cuyo asunto sea: "a la atención de Jaione Aguirre" así como de distribuir la carta entre vuestros allegados y conocidos para que cuantas más se manden mejor. También sería muy conveniente mandar la carta por correo postal. Para ello os puedo mandar el texto en pdf para que la podáis imprimir, si os va mejor.

Si alguien quiere una hoja de recogida de firmas para adjuntar junto a la carta por correo postal decidlo y os mandamos por e-mail una hoja a propósito las direcciones a las que podéis enviar las cartas son las siguientes:

Por vía postal:

ARARTEKO

A la atención de Jaione Aguirre

C/Prado nº 9

01005 VITORIA

Por e-mail:

arartekoa@ararteko. net (poniendo en el asunto "a la atención de Jaione Aguirre")

Aquí os pego el texto que deseamos que todos los que podáis enviéis, en cuestión:

Apoyo a la familia Branson - Sánchez y a su libertad de Educación

Estimada señora Jaione Aguirre,

Me dirijo a usted como Defensora del Pueblo Vasco en relación a las amenazas de denuncia que la fiscalía del menor ha emitido por escrito el día 11 de julio de 2007 a la familia Branson - Sánchez por reconocer ellos, públicamente, que, para educar a sus hijos, han optado por la vía de la Educación en casa mediante la escolarizació n en un centro a distancia, acción que se ajusta al derecho tanto de este país (no está prohibido en ningún texto legal), como al de diferentes convenios internacionales, y que es reconocida por la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

La amenaza de denuncia no se vierte sobre supuesto abandono de los deberes como padres, que les consta que sí cumple la familia, como ya manifestó ante el Inspector de Educación José Angel Ayúcar, la concejal de Bienestar Social, Juana Bengoechea, en la cita mantenida en abril de 2007, donde quedó manifiesto que la familia Branson - Sánchez cumplía todos los requisitos del contrato social y como queda demostrado en los artículos 154 y 155 del Código Civil, sino por "desobediencia" en caso de no escolarizar a sus hijos en un centro de enseñanza presencial en Septiembre del corriente año. Nos desconcierta pensar que la fiscal anteponga una supuesta "falta de obediencia" a una clara dedicación de esta familia hacia la educación y cuidados de sus hijos, acciones absolutamente legítimas y sujetas a derecho, y no entiendo demasiado bien esa "supuesta desobediencia" ya que ningún juez ha tomado parte en el conflicto.

Nos consta que esta situación está afectando enormemente el bienestar emocional y psicológico no sólo de los padres sino de los 4 menores que ven que el equilibrio de vida que llevan actualmente, corre el riesgo de romperse. Por otra parte, ha despertado una notable preocupación en todo el colectivo de familias que educan en casa a nivel nacional, así como de todos aquellos que prefiriendo la escolarizació n presencial defiende la libertad de educación y la necesaria ampliación de los derechos de los ciudadanos.

Me gustaría puntualizar que la Escolarización en el hogar en el Estado Español, ha sido considerada legítima en repetidas ocasiones. Me permito señalar que existe jurisprudencia del más alto nivel a favor de las familias que la practican. El Tribunal Supremo, en la sentencia 30/10/94, por ejemplo, estima compatible con el derecho a la Educación que los menores reciban formación en el ámbito familiar, al margen de la enseñanza oficial, sin que las vías establecidas por el Estado sean exclusivas o excluyentes. Así como otras sentencias en el mismo sentido, las cuales sería largo enumerar, pero sí deseamos destacar que ya en el País Vasco existe jurisprudencia al respecto: auto de fecha 31 de enero de 2005. Juzgado de Instrucción 2 de Vitoria. Procedimiento abreviado 136/04, así que la escolarizació n en el hogar es una opción legítima y creciente no solo en España y en el mundo en general, sino, también, en Euskadi en particular y con el beneplácito de la justicia, que atiende a los derechos de los ciudadanos que enmarca la Constitución española en su artículo 27.3.

Es en ese sentido que deseo hacer constar que esta familia al igual que muchas otras en España y en Euskadi, educa a sus hijos y les dan una adecuada formación en ejercicio de la libertad de enseñanza que se reconoce constitucionalmente , habiendo optando por la educación que consideran más adecuada para sus hijos, velando por su bienestar y su educación de forma integral, tal y como se expresa en el artículo 26. 2 de la Declaración Universal de los derechos humanos y amparándose en el artículo 26.3 de la misma declaración. Creemos que la fiscalía, con su proceder está incurriendo, contra los artículos 29 y 30 de la declaración Universal de los derechos humanos que España, como parte de la ONU, subscribió.

Es por todo lo expuesto que solicito que como Defensora del Pueblo elabore un informe sobre la Escolarizació n en el hogar en su CCAA. Existe precedente en España en el caso del Defensor del Pueblo de Andalucía que elaboró un informe el año pasado presentado en el Parlamento Andaluz, donde realizaba una lectura favorable hacia la Escolarizació n en Casa. Así mismo le rogamos que intervenga para que la fiscal no lleve a término sus amenazas y se preserve la tranquilidad y el derecho a la libertad de enseñanza de esta familia.

Atentamente,

Nombre, apellidos y DNI

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

11 comentarios

Ketty -

Bueno amigos, ésta tarde mi abogado me ha traído el escrito que nos ha entregado la fiscalía, lo voy a escribir aquí para que veáis de que se nos denunciaría en el caso de que la fiscal no archivara el caso y fuera un juez el que tuviera que decidir si se nos envía a juicio o no:

“Queda informado de que se le imputan los delitos de desobediencia a la autoridad del Art. 556 del C.Penal, y el delito de abandono de familia del art. 226 del C.penal”

Sí, sí, yo casi me caigo de la silla por eso del abandono de familia. ¿No sería mejor que la denuncia fuera “por exceso de celo y amor hacia su familia? Vamos, que si esto no se archiva y tiene que pasar a un juez, en qué manera se podrá comprobar el abandono de familia cuándo está más que probado que nos pasamos la mayor parte del día con ellos. !Que alguien me lo explique por favor.

Así que “el que tenga oídos para oír, oiga.

Así que sólo cabe esperar que sea la misma fiscal quien decida archivar el asunto. Pero no hay que preocuparse porque todavíano hay denuncia hecha contra nosotros.
Un saludo
Ketty

Itxaso Petrikorena -


Soy Itsaso Petrikorena, artista del pais vasco con residencia en San Sebastian.

LLevo la academia bilingüe (Inglés-Castellano) de Arte KALARTS en Irún.

Tengo entre mis alumnos un grupo de Homeschooling (educación en casa) y puedo dar mi opinión como profesora de este grupo en concreto (Ojala todos los alumnos que he tenido en el pasado fueran así de atentos, bien educados, disciplinados y comunicativos). Estoy encantada de tenerlos en mi clase. Avanzan adecuadamente en su aprendizaje de arte y cada día me sorprenden un poco más.

Ojo!!! No estamos hablando de bichos raros o especies casi extinguidas. Estos son niños normales los cuales reciben una disciplina y educación por parte de sus padres super-excepcional. Por lo que puedo observar en ellos y sus familias todos ellos son muy sociables y están integrados con los demás niños por igual.

Los hijos de la familia Branson tambien están en mi academia y puedo decir que ninguno de ellos tiene ninguna clase de carencia y que son niños ejemplares.La libre educación debería extenderse más y crear más puestos de trabajo (Os acordais de las institutrices privadas y pagadas en las familias de antes????). Digo esto porque las familias de homeschooling suelen complementar sus estudios con profesionales en materias que los padres no pueden enseñar obviamente. Las escuelas están saturadas y cada día hay más problemas como el buling y el acoso. Creo que la libre educación salvaría a muchos niños de muy malos tragos dentro de los colegios y , con unos padres responsables, su carrera en cualquier disciplina sería magnífica.

Quizás Los Branson y otros niños como ellos están teniendo la suerte de ser escolarizados en casa y por ello son privilegiados en recibir la doctrina educativa de primera mano con un profesor particular para casi todo, sus propios padres. No por ello dejan de seguir examenes para demostrar su nivel escolar adquirido; por ejemplo, los Branson están matriculados en una escuela de California.

Creo que la gente desconfia de la educación en casa por ignorancia. Yo he vivido en los Estados Unidos 13 años y esto era y sige siendo una práctica común con muy buenos resultados.Por lo general suelen ser alumnos con muy buenas notas y carreras de sobresaliente en las Universidades Americanas. Muchos de los paises más avanzados de Europa puede acceder a este sistema, e incluso Portugal. Es muy triste que en este pais las leyes sean muy injustas y que no se adapten a los casos en particular.

Deseo todo lo mejor a los Branson en su ejercicio de educar a sus hijos día a día en todas sus disciplinas, Y sobre todo espero que tengan mucha suerte en ser comprendidos por un juez correcto.

Un saludo

Itxaso

MIGUEL VILLAMERIEL -

Entrevista en el Diario Vasco ¿qué sucederá hoy ante la Fiscalía?


IRUN. DV. MIGUEL VILLAMERIEL

El matrimonio irundarra formado por Ketty Sánchez y Michael Branson tiene hoy una cita con la fiscal de menores de San Sebastián y la Ley de Enjuiciamiento Criminal. ¿Su delito? Haberse enfrentado al departamento de Educación para defender un derecho que consideran inherente a cualquier padre: el de educar a sus hijos. La decisión de sacar del colegio a sus cuatro vástagos para darles clase personalmente en su academia le ha valido a este matrimonio una imputación como «responsables de un delito relacionado con menores». Las leyes constitucionales y la jurisprudencia parecen darles la razón, pero reconocen que afrontan la jornada de hoy con «incertidumbre y bastante sorprendidos» por el debate social y la expectación mediática que ha originado su iniciativa.

Ketty y Michael no son pioneros en esto de educar a sus hijos en casa, pero nunca unos padres habían llegado tan lejos en Gipuzkoa. Ketty es una profesora irundarra de enseñanza media e inglés que siempre había visto con buenos ojos la posibilidad de llevar la formación de sus hijos en primera persona, aunque hasta hace un año no se había atrevido a dar el paso por las dificultades que una decisión de este calado conlleva. El apoyo de su marido, un estadounidense que ha convivido desde pequeño con este tipo de educación -en Estados Unidos se cuentan por miles los niños que estudian en casa-, le insufló los ánimos necesarios para llevar a cabo su sueño. Una vez que tomaron la decisión de sacar a los niños del colegio, lo hicieron hasta las últimas consecuencias.

«El detonante que nos empujó a sacarlos del sistema educativo no tuvo nada que ver con las discrepancias que podamos tener con algunas cuestiones del sistema actual. Casi nos vimos obligados a ello por la dificultad que tenía para compaginar los horarios de mis cuatro hijos, que estaban en dos colegios diferentes, pero tenían una hora de entrada y salida similar. Pedimos a Educación que juntara a los cuatro en el mismo centro, pero durante dos años nos negaron la petición aduciendo que no había plazas libres. Como no podía seguir multiplicándome para llevarlos a todos al mismo tiempo, en enero optamos por dejar de escolarizar a los dos hijos medianos. La experiencia fue tan buena que decidimos usar este sistema con nuestros cuatro hijos», explica Ketty Sánchez.

A partir de ese momento empezó su cruzada contra Educación, que ha hecho lo posible para que los niños vuelvan a ser escolarizados. «Ya en enero recibimos una carta del Inspector de Educación de Gipuzkoa que nos instaba a devolver a nuestros hijos al centro. Ante nuestra negativa, fuimos dirigidos a la Fiscalía del menor. La fiscal nos citó como testigos en julio y nos advirtió que nos denunciaría por desacato si no los matriculábamos para este curso».

Colegio a distancia

Ketty y Michael optaron por matricular a sus hijos en un colegio a distancia de California que les permitía continuar con las clases parentales, pero esta medida no contentó a la fiscal, que hace una semana les imputó un delito de acuerdo a lo dispuesto en el artículo 486 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal. «Al recibir la citación nos quedamos de piedra, porque nos tratan de criminales por educar a nuestros hijos. ¿Es un delito querer educar a tus hijos?», se pregunta Ketty.

El matrimonio irundarra está relativamente tranquilo ante la citación de hoy, ya que «en España se han juzgado varios casos por vía penal y el juez siempre ha acabado dando la razón a las familias que educan en casa. El último caso se produjo en Vitoria hace dos años y el juez falló a favor de los padres. Tuvieron que pelear durante cuatro años para ganar esa batalla, pero al final lo lograron. Nosotros esperamos no tener que llegar ni siquiera a juicio».

Esta madre de familia expone que la fiscal puede tomar varios caminos tras la declaración de hoy en los Juzgados de San Sebastián. «Puede optar por dar carpetazo al asunto y permitir que sigamos como estamos, o seguir adelante con el proceso y que sea un juez quien decida si estamos cometiendo un delito o no. También podría tomar medidas de control para comprobar regularmente si estamos educando a nuestros hijos. Estamos a la expectativa».

A expensas de lo que diga la Justicia, Ketty y Michael ya han dibujado las líneas maestras de la educación de sus hijos. «Nuestra intención es que completen la educación secundaria obligatoria con nosotros, porque por nuestra formación estamos preparados para impartir estas materias, y que después cada uno decida si quiere pasar al instituto. Me gustaría que quedase claro que la decisión de sacar del colegio a los niños estuvo consensuada con ellos y que los títulos que pueden obtener a través del colegio de California convalidan con los de aquí».

«Es un sistema perfecto»

Toda la familia parece encantada con esta situación tan poco habitual. «Los niños nos piden que sigamos dándoles clase y para nosotros es un sistema perfecto, porque nos permite dedicarles mucho más tiempo y encargarnos personalmente de su educación, de manera integral. Hemos pasado de apenas verles a pasar casi todo el día con ellos y, como nos hemos organizado bien, no hemos tenido que sacrificar demasiadas horas de trabajo».

Ketty Sánchez aclara que «durante los años en los que los niños fueron al colegio nunca tuvimos ningún problema con sus profesores. Alguna vez les pedimos que nos comunicasen si trataban alguna cuestión que no tenía nada que ver con el currículum para poder ofrecer nuestra visión y nuestros valores a los niños, pero nada más. No queremos que nuestra decisión sea vista como un ataque al sistema educativo. Simplemente queremos hacer lo que consideramos mejor para nuestros hijos, y creemos que la ley nos ampara».

Ketty y Michael afirman que todo son ventajas en el tipo de educación que han escogido. «Nuestros hijos son niños normales que no viven aislados en absoluto. Van a clases de Arte con otros niños, hacen natación, acuden a un club de niños los sábados y dan clases en una escuela dominical. Tienen un contacto constante con otros niños. La única diferencia es que sus profesores son sus padres».mvillameriel@diariovasco.com

UNO A UNO

Esther, 12 años
Está cursando primero de la ESO en un colegio a distancia de California, el mismo en el que están matriculados sus hermanos.
Habla a la perfección castellano, euskera e inglés y da clases de alemán y francés.
Toca el piano y el violín.
Recibe clases de Arte.

Iván, 10 años
Cursa los últimos años de educación Primaria.
Es trilingüe (castellano, euskera e inglés) y lleva tres años estudiando francés y alemán.
Toca el piano y el trombón.

Raquel, 8 años
Recibe clases de Primaria por parte de sus padres.
También es trilingüe y este año ha empezado clases de alemán.
Ha empezado a estudiar música y se atreve con algún instrumento.

Michael, 6 años
El pequeño de la familia cursa a distancia el curso que le correspondería en un centro de Primaria.

Puede manejarse en castellano, inglés y euskera.
En breve seguirá los pasos de sus hermanos con la música.

Miguel Villameriel -

AlDia
La familia de Irun que educa a sus hijos en casa dice que se irá a Francia «si nos echan de aquí»
La fiscal de menores decidirá en dos meses si lleva a los padres ante un juez Muchos países europeos autorizan la enseñanza a cargo de los progenitores

01.11.07 - MIGUEL VILLAMERIEL
SAN SEBASTIÁN. DV. «Si no nos dejan seguir con la educación de nuestros hijos en Irun, tenemos decidido que nos iremos a vivir a Francia, donde el homeschooling está permitido». Las palabras de Ketty Sánchez sonaron decididas en el despacho de la fiscal de menores de San Sebastián, donde ayer declaró como imputada junto a su marido, Michel Branson, por haber sacado del sistema educativo a sus cuatro hijos. El matrimonio irundarra está convencido de que la razón y las leyes les asisten y no tienen la más mínima intención de dar marcha atrás a una decisión «que ha mejorado y enriquecido nuestras vidas. Vamos a continuar dando clases a nuestros hijos y espero que mi propio país no me eche de aquí por ello».

Tras tomarles declaración por separado en los Juzgados de San Sebastián, la fiscal de menores les dijo que estudiará el caso en profundidad y tomará una decisión en aproximadamente dos meses. Según explicó el abogado de la familia, Ion Bengoetxea, «la fiscal debe dilucidar ahora si existen o no motivos para presentar una denuncia, que sería cursada por el Juzgado de Instrucción correspondiente. Si no aprecia delito en la actitud de los padres, la propia fiscal podría decidir el archivo de las actuaciones».

El matrimonio queda así a la espera de la decisión de la fiscal y podrá seguir impartiendo clases a sus hijos en su academia de Irun. Han decidido llegar hasta el final en este tema y aseguran que una posible denuncia, y más aún una condena, les obligaría a trasladar su residencia unos kilómetros al este, a Francia, donde la educación en casa está reconocida por ley. De hecho, España es uno de los pocos países europeos donde existe un claro vacío legal en este aspecto, ya que naciones como Francia, Reino Unido, Dinamarca, Irlanda, Bélgica, Italia, Luxemburgo, Noruega, Portugal, Suiza o Austria conviven con la realidad del homeschooling desde hace años.

«Estamos apabullados»

El matrimonio está llevando con entereza el revuelo mediático que ha originado su caso, aunque tras comparecer en el Juzgado, rodeada de una docena de micrófonos, Ketty Sánchez reconocía estar «nerviosa y algo apabullada, porque nunca había declarado ante una fiscal ni había tenido a tanta gente interesada por nosotros. La fiscal nos ha entregado un montón de cartas que le han enviado de todas las partes del mundo dando fe de que la educación en casa es una fórmula que funciona. Quiero agradecer el apoyo que estamos recibiendo».

Ketty destaca que «hay varias familias de Gipuzkoa en una situación similar a la nuestra, pero prefieren no salir a la luz hasta que se resuelva nuestro caso. Si ellas no están imputadas es porque decidieron educar en casa a sus hijos desde pequeños, por lo que nunca estuvieron dentro del sistema y nunca tuvieron que sacarlos de él, como hicimos nosotros». La madre reconoce que Educación le ofreció hace unos meses una plaza para sus cuatro hijos en un mismo colegio en el que nunca habían estado matriculados, pero los padres declinaron la oferta.

Ketty asegura que sus hijos están llevando «bien» esta situación. «Quizá están un poco impresionados al ver que salen en periódicos y televisiones, pero no están asustados en absoluto, porque en casa ven que nosotros tampoco lo estamos. Pese a lo que piensen algunos, llevamos una vida perfectamente normal y no somos ningunos bichos raros».

Miguel Cifuentes -

"No hay ninguna ley escrita que esté en contra de la educación en casa"
el matrimonio de irun imputado por no escolarizar a sus hijos declaró ayer
La Fiscalía de Menores decidirá en dos meses si archiva el caso o lo denuncia

La Fiscalía de Menores decidirá en un periodo aproximado de dos meses si archiva el caso del matrimonio de Irun imputado por no escolarizar a sus cuatro hijos o si, por el contrario, decide presentar una denuncia, que sería cursada por el juzgado de instrucción correspondiente. En este último caso, un juez se encargaría de decidir si el proceso acaba en juicio o no.

Así lo aseguraron ayer los propios protagonistas, Ketty Sánchez y Michael Branson, después de declarar por separado como imputados ante la Fiscalía en Donostia. "Nos han preguntado sobre las razones que nos han llevado a decidir la educación de nuestros hijos y las hemos expuesto desde todo punto de vista. Ahora estamos a la espera de la decisión de la fiscal, que tiene que estudiar el caso", explicó Ketty Sánchez a la finalización del interrogatorio, que se prolongó durante cerca de hora y media.

En otras palabras, el asunto se encuentra aún en fase de investigación. Si la representante del Ministerio Público considera que hay indicios de la comisión de un delito (la imputación que se les hace es doble, por desobediencia y abandono de familia), interpondrá la denuncia. Si no, archivará las diligencias. "El interrogatorio ha sido bastante prolijo y estamos seguros de que la decisión será meditada y, esperamos, favorable a nuestros intereses", afirmó, en torno a la citación, el abogado del matrimonio, Jon Bengoetxea.

Si, por el contrario, la resolución fuera negativa para sus intereses, el matrimonio reiteró que cambiaría su residencia -a Iparralde-, si bien esperó que ello no sea necesario porque "descolocaría totalmente" su vida familiar. Además, aseguró que si le ofreciesen ahora un centro escolar con cuatro plazas en el mismo colegio -en un principio sacó a dos de sus hijos de la escuela por la imposibilidad de compartir centro con sus hermanos-, no lo aceptaría.

"Lo rechazaría porque me parece que la actual situación es estupenda para nosotros. Estamos aprendiendo mucho en todos los aspectos, está siendo enriquecedor para la familia y nos encaja perfectamente en nuestro estilo normal de vida. No somos ningunos bichos raros", señaló Ketty Sánchez. Además, indicó que la Consejería de Educación ya les ofreció un tercer colegio al que, no obstante, sus hijos no habían asistido y no era de su agrado.

Cabe recordar que tanto Ketty como su marido -éste de nacionalidad estadounidense- fueron llamados a declarar como testigos el pasado 11 de julio y que, tras no cumplir en septiembre la orden de escolarización de sus hijos, fueron citados como imputados por un presunto delito relacionado con menores. "Se nos va a aplicar la Ley de Enjuiciamiento Criminal. Y nos han dicho que la pena de desobediencia va de seis meses a un año de prisión, pero no espero que llegue a tanto. No puedo creerlo", señaló la propia imputada, en este caso antes de entrar a declarar. "Esperamos que se dé carpetazo y nos dejen hacer", agregó.

Ketty aseguró que "los Derechos Humanos y la Constitución" les amparan, y que "no hay ninguna ley escrita en todo el territorio español que esté en contra de la educación en casa". "No es ilegal ni legal, es alegal. No está regularizado", añadió, mientras resaltó que llevan meses esperando una respuesta del Ministerio de Educación sobre la propuesta de regularización para la educación que le han remitido.

diez familias El matrimonio, que regenta una academia educativa, destacó que en Euskadi existen otros ejemplos de familias que enseñan a sus hijos en casa -cifraron en cerca de diez los casos en Gipuzkoa-, pero matizaron que, a diferencia de lo que sucede con ellos, esos otros niños no han estado nunca dentro del sistema educativo. Por último, agradeció todas las muestras de apoyo recibidas estos días. En ese sentido, reveló que la propia Fiscalía les hizo entrega ayer de cartas de todo el mundo en las que se da fe de que "la educación en casa funciona".

El correo digutal -

Imputan a una familia de Irún por educar a sus hijos en casa sin matricularlos en un centro

El matrimonio de Irún formado por Michael Branson y Ketty Sánchez deberá comparecer el próximo miércoles ante la fiscal de menores de San Sebastián en calidad de imputados por educar a sus cuatro hijos en casa. Ambos son profesores de academia y controlan personalmente la formación de sus hijos desde el curso pasado. En enero recibieron una carta del inspector de Educación de Guipúzcoa que les instaba a devolver a los niños a su centro educativo y les amenazaba con denunciarlos si no lo hacían durante este curso, pero ellos consideran que se trata de un derecho legítimo de cualquier padre.

La fiscal de San Sebastián decidirá la próxima semana si da carpetazo al caso o lo envía a un juez. El matrimonio irundarra pertenece a la Asociación para la Libre Educación (ALE), que agrupa a 160 familias españolas y reivindica el derecho de los padres a educar a sus hijos fuera del sistema educativo tradicional. Esta posibilidad está legalmente reconocida en países como Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Dinamarca, Irlanda, Bélgica, Italia, Luxemburgo, Noruega, Portugal, Suiza y Austria.

Ketty Sánchez aseguró haberse quedado «de piedra» cuando recibió una citación que la trata de «criminal», a pesar de jamás ha tenido problemas con la Justicia. «El único delito que hemos cometido es tomar el papel de educadores de nuestros hijos. Nos parece muy injusto», declaró.

No obstante, el matrimonio sabía que el camino emprendido iba a traer problemas. En los países donde se reconoce la educación en casa, los padres tuvieron que pelear para conseguir ese derecho. «La Constitución española y la declaración de los Derechos Humanos nos amparan, así que estamos tranquilos -dijeron-. En España ya se han dado varios casos de este tipo por la vía penal, y las familias han ganado siempre. En Euskadi hay jurisprudencia favorable, porque un juez dio la razón a una familia de Vitoria».
Publicado el sábado 27 de Octubre en El correo digital.

Deia -

Una pareja de Irun es imputada por no escolarizar a sus hijos
el matrimonio está convencido de que sus cuatro hijos están mejor educados en casa.
El próximo miércoles tendrá que presentarse ante la representante de la Fiscalía de Menores como imputados.
donostia. Un matrimonio guipuzcoano ha sido citado como imputado por la Fiscalía de Gipuzkoa por haber decidido no escolarizar a sus cuatro hijos, dos de los cuales dejaron el colegio el pasado mes de enero y otros dos no comenzaron este curso en septiembre.

Ketty Sánchez y el estadounidense Michael Brandon, residentes en Irun, son una de las parejas que están educando a sus hijos en casa, firmemente convencidos de que ellos son capaces de formarles e instruirles mejor que en el colegio.

Ketty Sánchez explicó que ella es profesora titulada de Enseñanza Media y también de Inglés por la Escuela Oficial de Idiomas, mientras que su marido tiene un título universitario de su país en Biblia y Educación Cristiana, por lo que se sienten perfectamente capacitados para la tarea que emprendieron hace casi un año y con la que sus niños, según asegura, están encantados.

El hecho de que dos de sus hijos estudiaran en un centro y otros dos en otro, es lo que les decidió a "educar en casa". En enero dejaron la escuela los de 7 y 9 años (ahora ya tienen 8 y 10) y siguieron el curso el mayor, de 12, y el pequeño, de 6.

Sánchez recalcó que, tras estos meses de experiencia y viendo "lo contentos" que están los pequeños, no los llevaría al colegio aunque ahora le ofrecieran la posibilidad de que estén los cuatro en el mismo.

El matrimonio es cristiano evangélico, cuyas creencias se apoyan fundamentalmente en la Biblia y chocan, según la mujer, con algunas de las cosas que les enseñaban en la escuela. Ellos enseñan a sus hijos con los libros homologados por el Ministerio de Educación por las mañanas y por las tardes reciben clases de idiomas y de arte.

La jornada de ayer la dedicaron a una actividad educativa externa, a visitar el museo de la Ciencia de Donostia, con otras siete familias, que también son evangélicas, aunque Sánchez insiste en que esto es "casual", pues no es una característica de los padres que han optado por educar en casa, que según aseguró pertenecen a diversas confesiones.

Fue el Departamento vasco de Educación quien puso el caso en conocimiento de la Fiscalía después de que los dos primeros niños dejaran el colegio. La fiscal de Menores les informó, cuando comparecieron ante ella como testigos, de que recibirían una denuncia por desacato si sus hijos no estaban escolarizados en septiembre. El próximo miércoles se volverán a encontrar con la representante del Ministerio Público, pero esta vez como imputados.

De esta manera, la convicción de que lo que hacen está bien les lleva a mostrar su perplejidad por la posibilidad de que les acaben imputando un delito. efe
Publicado el Sábado 27 de Octubre en el diario Deia

diariovasco -

Imputan a una familia de Irun por educar a sus hijos en casa sin matricularlos en un colegio
Educación ha denunciado a los padres, que deberán comparecer ante la fiscal «Nos tratan como a criminales por ejercer nuestro derecho», denuncian

27.10.07 - MIGUEL VILLAMERIEL
Vota 8 votosImprimir Enviar Rectificar
Cerrar Envía la noticia
Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario

Borrar Enviar
Cerrar Rectificar la noticia
Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*

* campo obligatorioBorrar Enviar
SAN SEBASTIÁN. DV. El matrimonio irundarra formado por Michael Branson y Ketty Sánchez deberá comparecer el miércoles ante la fiscal de menores de San Sebastián como imputado por educar a sus cuatro hijos en casa. Ambos son profesores de academia y tomaron la decisión de controlar personalmente la formación de sus hijos el pasado enero. Entonces recibieron una carta del Inspector de Educación de Gipuzkoa en la que les instaba a devolver a los niños a su centro educativo y les amenazaba con denunciarlos si no lo hacían antes del presente curso, pero ellos optaron por mantenerse firmes en sus convicciones ante lo que consideran un derecho legítimo de cualquier padre. El miércoles deberán enfrentarse a la Ley de Enjuiciamiento Criminal como responsables de un delito relacionado con menores.

Ketty Sánchez afirma que se quedó «de piedra» cuando recibió una citación en la que se le trata de «criminal, cuando jamás hemos tenido ningún problema con la Justicia y el único delito que hemos cometido es tomar el papel de educadores de nuestros hijos. Nos parece muy injusto todo lo que está pasando».

Aunque la pareja ha recibido con sorpresa la denuncia, sabía que el camino emprendido le iba a traer problemas. «En todos los países en los que la educación en casa ya está reconocida legalmente, hubo padres que tuvieron que pelear para conseguir que así fuera. La Constitución española y la declaración de los Derechos Humanos nos amparan, así que estamos tranquilos. Además, en España ya se han dado varios casos de este tipo por vía penal y las familias han ganado siempre. En Euskadi también hay jurisprudencia favorable, porque un juez dio la razón a una familia de Vitoria. El miércoles la fiscal decidirá si da carpetazo al caso y nos permite seguir como estamos o nos envía ante un juez».

El matrimonio irundarra pertenece a la Asociación para la Libre Educación (ALE), que agrupa a 160 familias españolas y reivindica el derecho de los padres a educar a sus hijos fuera del sistema educativo tradicional. Esta posibilidad está legalmente reconocida en países como Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Dinamarca, Irlanda, Bélgica, Italia, Luxemburgo, Noruega, Portugal, Suiza o Austria.

«Hay gente que lo hace»

El padre de la familia Branson es estadounidense, por lo que ha mamado desde pequeño la libertad de educación, aunque Katty Sánchez asegura que en Euskadi no es algo tan excepcional. «Conozco a mucha gente de mi edad que ha sido educada en casa y que luego fue a la universidad. Les ha ido bien y ahora intentan hacer lo mismo con sus hijos, aunque no es fácil. Yo siempre había contemplado esta opción como la ideal, pero hasta hace un año no nos decidimos a llevarla a cabo, quizá por miedo. El detonante para hacerlo fue que dos de mis hijos iban a un colegio y los otros dos a otro, y me era imposible llevarlos a todos a la hora. Para acabar con ese estrés, decidimos que lo mejor era educarlos nosotros».

Sánchez reconoce que en la decisión final influyó que «en el sistema educativo actual hay bastantes aspectos que no compartimos», pero afirma que «ahora creo que me han hecho un favor empujándome a sacarlos, porque paso mucho más tiempo con ellos y me siento mucho más partícipe de su educación. Antes me parecía muy difícil poder llevar a cabo esta idea, pero al ponerla en práctica me he dado cuenta de que es un sistema perfecto para nosotros: hemos pasado de ver muy poco a nuestros hijos, porque trabajamos de tarde, a compartir casi todo el día con ellos».

Los hijos de Michael y Ketty tienen 12, 10, 8 y 6 años y, según sus padres, «llevan de maravilla su nueva situación. En ningún momento les hemos obligado, sino que les dimos esta opción. Los dos mayores prefirieron dejar el colegio y que les diéramos clase nosotros y, unos meses más tarde, los dos pequeños nos dijeron que ellos también querían».

Sánchez no cree que esta modalidad de educación pueda representar una desventaja para sus hijos. «Están matriculados en un colegio a distancia de California. Se examinan de lo que van aprendiendo y cuando superan un ciclo reciben un título que se puede convalidar con los de aquí».

Publicado el Lunes, 29 de octubre en Diario Vasco

Anónimo -

"No estamos haciendo nada malo; no nos vamos a echar para atrás"
los padres de irun citados como imputados por no escolarizar a sus hijos dicen que no variarán su postura

Michael Branson y Ketty Sánchez, junto a sus cuatro hijos en la sala de estudio que utilizan.Foto: ainara garcía
miguel cifuentes


donostia. "Tenemos claro que no estamos haciendo nada malo", asegura Ketty Sánchez, la mujer irundarra que ha sido citada como imputada junto a su marido por la Fiscalía de Menores por haber decidido no escolarizar a sus cuatro hijos. Sorprendida por las formas en las que se ha producido pero no por la citación, confía en que el asunto no acabe en juicio.

Ahora bien, asegura que, de llegar este último, su postura actual se mantendrá intacta. "No nos vamos a echar para atrás", subraya. Por eso, adelanta, si hubiera juicio y éste se resolviera de forma contraria a sus intereses, ellos optarían por irse a otro lugar en el que la regulación respalde su planteamiento. En concreto, a Iparralde.

"Esperábamos que llegara esto porque ya en julio habíamos tenido una cita con la Fiscalía en la que nos llamaron a declarar como testigos y nos dijeron que para septiembre tendríamos que mandar a los niños al colegio", reconoce Ketty. No obstante, censura la manera en la que se están desarrollando los acontecimientos. "Nos van a pasar por una ley de Enjuiciamiento Criminal, según ellos, por un delito relacionado con el menor. Y para mí, eso es un poco fuerte. Que por querer educar a tus hijos te vayan a aplicar esa ley... Estamos sorprendidos por el tratamiento que se le está dando al tema", opina.

Ketty lamenta no haber recibido aún respuesta de la propuesta de regularización que envió al Departamento vasco de Educación y critica que "en ningún momento" nadie se ha interesado por saber realmente cuál es "la educación que están recibiendo los niños" en su casa.

"un derecho" Además, deja claro que no modificará su actual planteamiento. "Nuestra convicción de educarlos en casa es firme. No nos vamos a echar para atrás, aunque tengamos que apelar a las Naciones Unidas. Vamos a seguir haciéndolo y nos buscaremos nuestro derecho a educar a nuestros hijos, aunque sea en el juicio". Y si éste es negativo a sus intereses, dice, se irán al Estado francés donde, asegura, no estarían obligados a escolarizar a los menores.

En cualquier caso, se muestra esperanzada de que se desestime la vista, ya que, según afirma, los precedentes son favorables a su postura. "En el País Vasco hay jurisprudencia. Se juzgó lo mismo en Vitoria en enero de 2005 y la familia ganó. Y en el Estado estos asuntos se han juzgado varias veces por la vía penal sin que se haya perdido en ninguna de ellas", apunta.

Ketty recuerda que decidió sacar a sus hijos del colegio ante la imposibilidad de que los cuatro compartieran el mismo centro. "Preferimos educarlos nosotros y, como el primer curso ha ido muy bien, vamos a seguir con ello", comenta.

Los niños -dos chicas y dos chicos de entre 6 y 12 años-, asegura, no se están viendo afectados por toda esta situación. "Dicen que no les importa lo que pase, con tal de que les dejen educarse en casa. Son conscientes de lo que ocurre, pero están tranquilos porque no nos ven preocupados a nosotros. Ellos se quieren quedar en casa", insiste.
Publicado el Lunes, 29 de octubre de 2007 en Noticias de Guipuzkoa

Mirtha Galvan -

Muchísimas gracias por difundir nuestro "pequeño problema" con el Ministerio de Educación" y la Fiscalía del Menor.

Quiero daros las gracias a todos los que estáis siguiendo nuestro tema con interés y el apoyo que nos dáis. En momentos así es bueno ver que aparte de Dios, no estamos solos en ésta lucha. Es increíble las muestras de apoyo y cariño que estamos recibiendo desde cualquier rincón del mundo.

Esta semana ha sido muy ajetreada para mí. Llevamos 4 días saliendo en periódicos.Por lo menos cinco emisoras de radios nacionales me han llamado para entrevistarme. Esto parece estar llamando mucho la atención de los medios informativos, así que es el momento de pedir al Señor y con más fuerza que ël sea glorificado en todo momento.

Azucena Caballero -

Hola,
gracias a una chica de un foro hemos podido ver que había un pequeño error en el tratamiento dado a Jaione Aguirre, que no es la defensora del Pueblo Vasco, sinó una asesora del mismo.

He podido hablar con la familia, y ellos habían puesto lo de Defensora del Pueblo Vasco porque es la persona que lleva su caso y con quien se van a entrevistar, junto a la Presidenta de ALE, el próximo 3 de agosto.

Lo han modificado en la carta por "asesora del defensor del Pueblo Vasco".

Las personas que hayan enviado la versión anterior que no se preocupen, lo importante es que les llegue, pero para las que quieran enviarla a partir de ahora, aquí os pego la nueva versión:

Apoyo a la familia Branson - Sánchez y a su libertad de Educación

Estimada señora Jaione Aguirre,

Me dirijo a usted como asesora del Defensor del Pueblo Vasco en relación a las amenazas de denuncia que la fiscalía del menor ha emitido por escrito el día 11 de julio de 2007 a la familia Branson - Sánchez por reconocer ellos, públicamente, que, para educar a sus hijos, han optado por la vía de la Educación en casa mediante la escolarizació n en un centro a distancia, acción que se ajusta al derecho tanto de este país (no está prohibido en ningún texto legal), como al de diferentes convenios internacionales, y que es reconocida por la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

La amenaza de denuncia no se vierte sobre supuesto abandono de los deberes como padres, que les consta que sí cumple la familia, como ya manifestó ante el Inspector de Educación José Angel Ayúcar, la concejal de Bienestar Social, Juana Bengoechea, en la cita mantenida en abril de 2007, donde quedó manifiesto que la familia Branson - Sánchez cumplía todos los requisitos del contrato social y como queda demostrado en los artículos 154 y 155 del Código Civil, sino por "desobediencia" en caso de no escolarizar a sus hijos en un centro de enseñanza presencial en Septiembre del corriente año. Nos desconcierta pensar que la fiscal anteponga una supuesta "falta de obediencia" a una clara dedicación de esta familia hacia la educación y cuidados de sus hijos, acciones absolutamente legítimas y sujetas a derecho, y no entiendo demasiado bien esa "supuesta desobediencia" ya que ningún juez ha tomado parte en el conflicto.

Nos consta que esta situación está afectando enormemente el bienestar emocional y psicológico no sólo de los padres sino de los 4 menores que ven que el equilibrio de vida que llevan actualmente, corre el riesgo de romperse. Por otra parte, ha despertado una notable preocupación en todo el colectivo de familias que educan en casa a nivel nacional, así como de todos aquellos que prefiriendo la escolarizació n presencial defiende la libertad de educación y la necesaria ampliación de los derechos de los ciudadanos.

Me gustaría puntualizar que la Escolarizació n en el hogar en el Estado Español, ha sido considerada legítima en repetidas ocasiones. Me permito señalar que existe jurisprudencia del más alto nivel a favor de las familias que la practican. El Tribunal Supremo, en la sentencia 30/10/94, por ejemplo, estima compatible con el derecho a la Educación que los menores reciban formación en el ámbito familiar, al margen de la enseñanza oficial, sin que las vías establecidas por el Estado sean exclusivas o excluyentes. Así como otras sentencias en el mismo sentido, las cuales sería largo enumerar, pero sí deseamos destacar que ya en el País Vasco existe jurisprudencia al respecto: auto de fecha 31 de enero de 2005. Juzgado de Instrucción 2 de Vitoria. Procedimiento abreviado 136/04, así que la escolarizació n en el hogar es una opción legítima y creciente no solo en España y en el mundo en general, sino, también, en Euskadi en particular y con el beneplácito de la justicia, que atiende a los derechos de los ciudadanos que enmarca la Constitución española en su artículo 27.3.

Es en ese sentido que deseo hacer constar que esta familia al igual que muchas otras en España y en Euskadi, educa a sus hijos y les dan una adecuada formación en ejercicio de la libertad de enseñanza que se reconoce constitucionalmente , habiendo optando por la educación que consideran más adecuada para sus hijos, velando por su bienestar y su educación de forma integral, tal y como se expresa en el artículo 26. 2 de la Declaración Universal de los derechos humanos y amparándose en el artículo 26.3 de la misma declaración. Creemos que la fiscalía, con su proceder está incurriendo, contra los artículos 29 y 30 de la declaración Universal de los derechos humanos que España, como parte de la ONU, subscribió.

Es por todo lo expuesto que solicito que como asesora del Defensor del Pueblo elabore un informe sobre la Escolarizació n en el hogar en su CCAA. Existe precedente en España en el caso del Defensor del Pueblo de Andalucía que elaboró un informe el año pasado presentado en el Parlamento Andaluz, donde realizaba una lectura favorable hacia la Escolarizació n en Casa. Así mismo le rogamos que intervenga para que la fiscal no lleve a término sus amenazas y se preserve la tranquilidad y el derecho a la libertad de enseñanza de esta familia.

Atentamente,

Nombre, apellidos y DNI
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres